Mensaje a la Comunión Anglicana

Amados hermanos y hermanas en Cristo:

Saludos en nuestro en nuestro Señor Jesucristo crucificado y resucitado. Creemos que es el "momento aceptable" para articular una visión de lo que esperamos en la Conferencia de Lambeth 2020. Si bien, es todos que son libres de expresar nuestros sus puntos de vista, sin embargo, el desacuerdo no debe ser la nota dominante que el mundo deba escuchar de nosotros. Esta carta proclamada en varios idiomas enaltece aquellas cosas que tenemos en común, razón por lo cual buscamos construir y alentar. No reclamamos ninguna autoridad especial y, por lo tanto, hablamos con nuestros obispos como sus hermanos y hermanas.

Esperamos una Conferencia de Lambeth basada en la fe común.

Aunque nuestros Libros provinciales de oración común muestran muchas variaciones, todos ellos son testigos del centro y el credo de nuestra fe: el Dios trino, la divinidad de Cristo, su muerte expiatoria para el perdón de nuestros pecados, su resurrección y ascensión corporal, y la obra del Espíritu Santo en las Sagradas Escrituras y en la vida de la Iglesia. Además, hay acuerdo, en la mayor parte de nuestra Comunión, acerca de la enseñanza recibida sobre la naturaleza del matrimonio, como se expresa en Lambeth 1.10, de acuerdo con el testimonio bíblico. Finalmente, los anglicanos compartimos una historia común, por ejemplo, la propia Sede de Canterbury, que es un símbolo de nuestras raíces apostólicas y de nuestra vida común. Esperamos una Conferencia de Lambeth en donde tomemos en serio nuestra herencia común de la verdad y procuremos construirla por el bien de nuestro testimonio y nuestras enseñanzas.

Esperamos una Conferencia de Lambeth marcada por la caridad.

En Lambeth, a pesar de ser una familia fraccionada, debemos pensar en los demás anglicanos de la mejor manera posible. Por ejemplo, ha habido muchos movimientos importantes de misión y renovación en nuestra tradición anglicana (por ejemplo, el Movimiento de Oxford, el Renacimiento del África Oriental), y también podemos ver a GAFCON de esta manera. Del mismo modo, podemos apreciar el papel que han desempeñado los anglicanos del Sur en el fortalecimiento de la misión de Cristo en sus provincias. Elogiamos la opinión de los Primados de que aquellos alineados con las enseñanzas de la Comunión deben hablar oficialmente para la Comunión sobre la fe y la moral. Pero también estamos dispuestos a escuchar a nuestros colegas que sostienen en conciencia las opiniones disidentes. De manera más general, todos necesitamos en nuestros corazones dejar a un lado las antiguas recriminaciones, ya que cada uno de nosotros escucha estos preceptos del Evangelio: "llevar la carga del otro", "decir la verdad con amor"; "No dejes que el sol se ponga sobre tu ira" (Gálatas 6: 2, Efesios 4: 15,26)

Que Lambeth sea una ocasión de esperanza para nosotros y para el mundo.

 Esperamos un Lambeth ordenado en oración y la Biblia, que alimente nuestra humildad, que nos abra la conversión de Dios en el Espíritu, que nos aliente a formas renovadas de enseñanza y testimonio que inspiren y atraigan a las generaciones más jóvenes de nuestras naciones e iglesias. También es crucial que rechacemos todas las formas de orgullo cultural y racial, mientras escuchamos y deliberamos con respeto mutuo.

 Unidos en la fe, la esperanza y el amor, en Lambeth podemos enfrentar juntos los problemas urgentes de nuestra Comunión y en nuestro mundo. Todos compartimos una preocupación por lo que pueda ocurrir en nuestro futuro común, pero como Iglesia dividida, lucharemos por dar testimonio de un mundo dividido y quebrantado. Tenemos en oración a los que enfrentan persecución y peligro. Necesitamos ser mejores mayordomos de la creación. Esperamos una Conferencia que aliente a todos a apoyar a los pobres y a los maltratados, a llamar a los pecadores al arrepentimiento y a ofrecer perdón en el nombre del Señor, a recorrer el camino del amor establecido por nuestro Señor, y buscar la reconciliación entre nosotros y con nuestros vecinos.

Esperamos que la Conferencia nos recuerde el llamado ecuménico de nuestro Señor a ser

 "uno como Él y el Padre son uno" (Juan 17:21), y que así tomemos en serio el testimonio, los dones y el consejo de nuestros hermanos y hermanas cristianas en otras iglesias. Dentro de la Comunión en sí, algunos se han sentido frustrados con los "Instrumentos de unidad" durante las últimas dos décadas, ya que han luchado por equilibrar la autonomía y la responsabilidad mutua. Tenemos que, admitir nuestro fracaso en logro de la interdependencia, y con la esperanza en una Conferencia que marque un mejor camino en la próxima década, y oramos por la paciencia para caminar por este camino. Esperamos una Conferencia en la que profundicemos nuestro sentido de "responsabilidad mutua e interdependencia en el Cuerpo de Cristo", tanto en el programa como en las amistades personales.

En todo momento, podemos recordar que nuestra verdadera Comunión global no es principalmente un problema, sino un regalo notable, aunque frágil, un signo de la Iglesia católica.

Ven, Espíritus,

Paz,

Capture2.JPG
Presiding Bishop Michael Bruce Curry invites you to join The Jesus Movement.
Text for schools homepage.png
 
 
Location of EBSH.png